BC3 publica un nuevo artículo en revista Nature Communications: “Hacia una política climática más efectiva en el comercio internacional”


Logo NAture communications

Dietzenbacher, E. Cazcarro, C., Arto, I. 2020.
Towards a more effective climate policy on international trade.
Nature Communications. 11. 1130. DOI (10.1038/s41467-020-14837-5).

 

 

 

La atribución de la responsabilidad de las emisiones de CO2 entre productores y consumidores es un tema controvertido en la política y la investigación del cambio climático. Se utilizan dos métodos contables principales en la literatura para determinar la contribución de los países a las emisiones globales. La contabilidad basada en la producción (PBA) mide la cantidad de CO2 liberado a la atmósfera por las industrias y los hogares de un país. La contabilidad basada en el consumo (CBA) atribuye las emisiones al consumo de productos finales del país. CBA redistribuye las emisiones de PBA y considera que las emisiones en otro país son necesarias para el consumo del país de origen. Estos dos marcos contables se utilizan para asignar la responsabilidad de las emisiones actuales de CO2. La responsabilidad de producción se dirige a los países que generan directamente las emisiones. La responsabilidad del consumidor se dirige a los países que en última instancia impulsan la presión.

Por otro lado, se ha argumentado que un marco contable para atribuir responsabilidades debe acreditar las acciones que contribuyen a reducir las emisiones globales y debe penalizar las acciones que las aumentan. Sin embargo, ni el cálculo PBA ni el cálculo CBA satisfacen este principio. En este estudio, los autores desarrollan un método novedoso para asignar responsabilidades para las emisiones de CO2 y proponen un esquema para asignar créditos y sanciones dependiendo de cómo los países contribuyen a reducir o aumentar las emisiones globales. Esto lleva a la asignación de responsabilidad de emisión (ERA, por sus siglas en ingles) para asignar responsabilidades. El estudio también ilustra las diferencias entre ERA y PBA y CBA al comparar sus resultados para 41 países y regiones.

ERA puede ser una herramienta poderosa para rastrear y evaluar cómo los países reducen las emisiones globales al cambiar sus patrones de producción, consumo o comercio. Varias voces destacaron la importancia de contar con indicadores clave para seguir el progreso de las contribuciones individuales y colectivas en el contexto del Acuerdo de París. ERA puede servir para rastrear acciones conjuntas de manera integral y con el tiempo. Esta información puede ser útil en el inventario periódico global. Las principales fuentes de información para evaluar este progreso son los inventarios nacionales de emisiones, que siguen a la PBA. Sin embargo, como se indica en la COP21, cualquier evaluación integral debe analizar los efectos globales de las reducciones de emisiones, que es lo que hace la ERA.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *





Financiado por el Ministerio de Ciencia Innovación y Universidades y la Agencia Estatal de Investigación,
a través de la Convocatoria: Maria de Maeztu 2017 (BOE 21/10/2017) siendo la referencia de nuestro expediente: MDM-2017-0714

©2008 BC3 Basque Centre for Climate Change. Excelencia María de Maeztu.


We use cookies of our own and of third parties to improve our services and to be able to offer you, by means of web browsing analysis, the best options. If you continue browsing, we assume that you agree to their use. For further information, please click here.

ACEPTAR
Aviso de cookies